Saltar al contenido
PlanetaRoedor.com

Jerbos

Acceder a información sobre jerbos

Los jerbos, también conocidos como gerbillos son roedores desérticos. Estos roedores habitan la zona septentrional de Asia y África y están perfectamente adaptados a ambientes áridos y secos.

Debido a su gran facilidad para criarlos y mantenerlos pasó muy pronto de ser un animal de laboratorio a comenzar a verse como mascotas en muchos hogares. En la actualidad prácticamente gozan de la misma popularidad que los hámsters.

Tipos y especies de jerbos

¿Qué es un jerbo?

Roedor poco conocido de la familia cricetidae, al que se le da también el nombre de rata del desierto por su parecido. Mide aproximadamente unos 12 centímetros de cola que suele ser la misma longitud de su cuerpo.

Tienen unas patas traseras mucho más grandes que las delanteras que le sirven de base para ponerse de pie y darle agilidad en los saltos de forma similar a un canguro, posee postura esbelta, cuello corto y ojos grandes. Orejas pequeñas pegadas al cráneo de forma ovalada.

Su color es dorado, con rayas negras y rubias con parte de la tripa más claro, pero a base de cruces durante décadas, los criadores han conseguido más de 30 variedades de color distintas, por ejemplo: negros, bicolores, albinos, el tradicional dorado, entre otros.

Es muy sociable y amigable con los humanos por lo que puede llegar a ser una excelente mascota de carácter manso, juguetón, pacífico y extremadamente curioso. En primer lugar, cabe destacar que los jerbos son más inteligentes y dóciles que los hámsters y demás roedores. Se ha llegado a decir que la inteligencia de un jerbo es 10 veces mayor a la de una rata blanca.

Características principales de los jerbos

Los jerbos o gerbillos son muy similares a otro tipos de roedores como pueden ser las ratas, ratones o hámsters. Su principal característica son sin duda sus patas traseras, grandes y anchas, una cola medianamente larga y un cuerpo compacto y firme.

Por otro lado, son animales muy sociables, necesitan vivir en compañía y formar clanes. Si no quiere tener crías te aconsejo adquirir ejemplares del mismo sexo. Intenta que sean jerbos de la misma camada o que hayan estado junto desde muy pequeño. Al igual que son sociable, son muy territoriales con la presencia de nuevos individuos.

• Longevidad: estos roedores pueden vivir perfectamente entre 2 y 3 años en cautividad.

• Longitud: dependerá de la especie, pero como medida corporal medio suelen medir de 15 a 25 cm.

• Peso: dependiendo de la raza y la edad su peso oscilará entre los 50 y 110 gramos aproximadamente.

• Madurez: el macho alcanza la madurez sexual a los 2 meses mientras que la hembra lo hace un poco antes.

• Gestación: oscila entre los 23 y los 25 días.

• Crías por parto: pueden tener camadas entre los 2 y los 10 crías.

•  Edad del destete: 3 o 4 semanas.

• Adaptación al clima: el jerbo en estado salvaje aguanta temperatura muy bajas de noche y muy altas durante el día. En este aspecto son muy más resistente que otro tipo de roedores.

Como característica única de especie, los jerbos duprasi o también conocidos como jerbos de cola gorda o gruesa como su propio nombre indica poseen una cola muy corta y gruesa. En esta gruesa cola almacenan grasa que pueden utilizar como fuente de agua metabólica y de energía. Es realmente curioso.

¿Cuánto vive un jerbo?

El promedio de vida de un jerbo está ubicado entre 3 y 5 años. Sin embargo, luego de los 3 años ya se considera un anciano y sería necesario que tenga una salud de hierro para que pueda llegar a sobrevivir los 5 años.

¿Qué comen los jerbos?

Estos animalillos necesitan una dieta completa de vitaminas, proteínas, fibra y baja en grasa:

• Comida seca y piensos: Lo mejor es comprar piensos mixtos de buena calidad fabricados especialmente para ellos, pues contendrá todos los nutrientes que necesita. También podremos fabricarle uno con comida para hámster y agregar cereales como maíz o “corn flakes”, trigo, avena, cebada, entre otros. Por ejemplo: una mezcla tipo “muesli” que no contenga azúcar.

Además, las semillas y granos son importantes, frutos secos (crudos y sin sal) como nueces, almendras, avellanas, piñones, entre otros y se puede añadir a lo anterior comida para loros, cotorras, periquitos. Ellos disfrutarán de cuando se los ofrezcamos. Ten en cuenta que aunque son unas de sus golosinas favoritas no hay que darles en exceso. Consérvala bien cerrada en lugar fresco y seco.

• Comida fresca: hay que acostumbrarlos a las frutas y verduras poco a poco. Se les puede dar: zanahoria, nabo, alfalfa, calabacín, guisantes, lombarda, acelga, espinaca, escarola, endivia, brócoli, lechuga, canónigos, berros, rúcula, pepino, apio, manzana, pera, melocotón, albaricoque, fresquilla, uva, fresa… se le darán en pequeñas cantidades para evitar diarreas.

• Insectos y pequeños invertebrados: Como premio y de forma esporádica podemos proporcionarle gusanos u otros insectos pequeños. Se les pueden dar de vez en cuando grillos, tenebrios o gusanos de harina y no hay que asustarse si alguna vez cazan una polilla, hormiga o araña. Sin embargo, pueden pasar normalmente sin este tipo de dieta si el pienso tiene la correcta cantidad de proteína.

• Otros: de vez en cuando se les puede ofrecer pan, galleta para perro, queso, yogur natural o algún lácteo, huevo cocido, patatas fritas y cosas similares, cuidando de que sea esporádicamente.

Lo ideal es que siempre tengan dentro de la jaula un comedero y un bebedero para que satisfagan sus necesidades cuando quieran, sin tener un horario fijo para comer. Aunque hay quienes prefieren esparcirles la comida sobre la jaula.

¿Los jerbos beben agua?

Los jerbos al igual que las personas y demás animales también necesitan agua para subsistir. Es necesario cambiar el agua frecuentemente para mantenerla limpia y que mantenga toda su pureza. Se recomienda ubicarla en un contenedor metálico porque si es de plástico puede comerlo y dañarse el estómago.

¿Los jerbos muerden?

Los jerbos criados en cautividad son animales muy sociales, viven sin problemas en el entorno humano, se dejan manipular y no suelen morder ni ser agresivos, solo atacan en caso de sentirse totalmente acorralados. La única manera que ataquen al ser humano es si se les molesta mucho o si está muy impregnado de olor a comida, en este caso pueden dar un pequeño mordisco a modo de aviso o prueba, pero será inofensivo.

Aunque no es común si llegase a presentarse un episodio donde se sienta demasiado acorralado y nos apresa fuertemente, inmediatamente debemos soplarles con fuerza en la cara para que nos suelte. Si llegan a lastimarnos no hay que preocuparse ya que los jerbos no pueden contagiarnos ninguna enfermedad importante.

Se hace énfasis en la poca posibilidad que un jerbo sea agresivo más aún si ha sido socializado desde temprana edad, familiarizado con su entorno y se le manipula siempre de forma suave evitando situaciones de estrés, ruidos o cualquier otro factor que pueda afectar de forma negativa su estado de ánimo.

¿Es el jerbo un buen animal de compañía?

Estos roedores es una excelente opción para mantener como animal de compañía. Sobre todo es ideal para aquellas personas que no dispongan de demasiado tiempo a diario para mantener un cuidado continuo. Cambien son adecuados para niños y jóvenes ya que muy rara vez muerden. Eso si, son muy nerviosos e hiperactivos, cuando los tienes en las manos siempre andarán escapando o buscando algo donde saltar.

La jaula del jerbo, ¿cómo tiene que ser?

La jaula que se le habilitará deberá ser amplia para que pueda desenvolverse y agitarse con tranquilidad pues pasan algunas horas en plena actividad y corretean intensamente. Hay que tomar en cuenta que no sirve cualquier jaula sino que debe ser lo más resistente posible si no queremos que la acabe destrozando de tanto roerla, o se acabe escapando, pues hay que tener presente que sus actividades favoritas son roer y excavar, por lo que su jaula debe estar preparada para ello pues su fisionomía hace que sus dientes y uñas siempre estén creciendo y se pasa el día mordiendo todo lo que sea madera o plástico.

El piso de la jaula debe ser de material solido que le permitan pisar sin problema y no haya peligro de fracturas o lesiones graves. Además, es recomendable que la jaula disponga de una bandeja exterior para evitar el derrame de substrato, téngase en cuenta que estos roedores tienen tendencia a escarbar.

¿Qué accesorios hay que poner en la jaula del jerbo?

Para una adecuada permanencia de jerbo dentro su jaula debe proporcionársele ciertos materiales u objetos que le permitirán sentirse cómodo y a la vez realizar sus actividades regulares:

• Un nido, tubo o madriguera para descansar, puede servir un tiesto boca abajo, además, suministrarle papel o heno para que acondicione dicho nido.

• Un buen lecho de arena en el fondo de la jaula para que pueda cavar, también se le puede añadir virutas de madera y heno. Incluir elementos decorativos como piedras grandes irregulares o trozos de raíces para ejercitar sus habilidades escaladoras.

Colocar un contenedor con arena en un rincón de la jaula para que pueda lavarse, cosa que le gusta.Para que nuestro jerbo pueda roer colocaremos en la jaula gravillas, unas ramas de algún árbol o cartones.

En caso de colocarles una rueda tendría que ser especial para ellos, debido a que en una rueda normal su larga cola podría engancharse e inclusive partirse hasta tener que amputarla. En términos generales la rueda debe ser sólida, sin rejilla, ni radio y tener un tamaño entre 20 y 30cm.

Colocar juguetes para el entretenimiento del jerbo como túneles.

Comedero y bebedero

¿Puedo tener más de un jerbo en la misma jaula?

Aunque estos animalitos son territoriales, también son muy sociables con los de su propia especie. El jerbo está acostumbrado a vivir en grupo, por lo que se notará si está solo. En su ambiente natural habitan en camada, con un macho, una hembra y sus crías jóvenes. Si están solos, se deprimirán y es posible que mueran.

Lo más sano es adquirir al menos una pareja de jerbos para que puedan jugar. Si no quieres tener complicaciones con la reproducción, escógelos del mismo sexo. Sin embargo, siendo del mismo sexo y por su instinto territorial, no será fácil que siempre se lleven bien. Lo mejor es que sean de la misma camada y que al menos tengan entre 6 y 8 semanas de edad.

Para juntar 2 jerbos que no viven juntos tendrás que mantenerlos separados un tiempo para que se vayan adaptando el uno al otro utilizando el método de la jaula dividida (consiste el dividir una jaula en dos partes, usando algún tipo de separador que impida que las dos mitades se comuniquen, pero que a la vez permita que los jerbos que se situarán en cada lado, se vean y se huelan.).

El éxito de este método varía de acuerdo a la edad y al sexo. La única manera de juntar dos jerbos fácilmente es que uno de los dos sea un cachorrito menor de 2 meses pues aún no tienen olor propio y no representa una amenaza. En el caso de los jerbos adultos es más difícil juntarlos y si se trata de hembras son mucho más problemáticas que los machos.

Lo más recomendable es aplicar el método mencionado por un lapso de dos semanas hasta que se acostumbren el uno al otro. Cuando los unas, aparte de ver que ellos están tranquilos y no se agreden, la señal de que todo va bien es que se vayan a dormir los dos juntos.

¿Qué madera se le puede dar a los jerbos?

Lo más adecuado es utilizar madera neutra, las ramas pueden ser de árboles frutales, de sauce o álamo pues la viruta de maderas aromáticas o esenciales como pino o cedro puede provocarles alergias, afecciones respiratorias y cáncer de hígado a algunos jerbos.

¿Dónde hay que situar la jaula?

Es preciso ubicar la jaula en un lugar con poca corriente de aire, en una temperatura promedio entre 18 y 28 grados centígrados, asimismo, no exponerla de forma prolongada y directa al sol.

A este respecto, es necesario que les dé un poco de sol todos los días para que absorban vitaminas y que el calcio se les fije bien en los dientes pero de manera moderada pues las temperaturas altas son peligrosas.

¿Dónde viven los jerbos en estado salvaje?

Los jerbos en su hábitat natural excavan túneles con múltiples cámaras en el suelo del desierto, en la cercanía de plantas cuyas raíces evitan que el suelo arenoso se derrumbe colapsando los túneles. Sus madrigueras están constituidas con despensas y un nido para crías, además, poseen diversas salidas.

Viven en parejas o pequeños grupos familiares. Permanecen cerca de la entrada de sus madrigueras y cuando se ven en peligro huyen a grandes saltos utilizando sus extremidades traseras hasta refugiarse en la seguridad de sus túneles.

¿Cómo saber si un jerbo es macho o hembra?

El sexo puede distinguirse con mayor facilidad a partir de las 6 semanas. Mientras son pequeños y no tienen pelo se pueden diferenciar porque las hembras tienen las tetillas muy vistosas o notables. Los machos son ligeramente más grandes y robustos que las hembras y presentan debajo de la cola, donde están los testículos, un mechón de pelo con forma cónica.

Otra manera de saber si es macho o hembra es observando la distancia entre el orificio anal y el sexual. En el macho esta diferencia es mayor que en la hembra.

¿Qué enfermedad puede tener un jerbo?

Los jerbos no suelen ser unos roedores que tengan grandes enfermedades, sin embargo, no está de más que estemos atentos ante cualquier anormalidad para ello los observaremos diariamente cuidando de que todo parezca normal.

Estos son algunos indicadores de enfermedad en los jerbos: pelo lacio, sucio y desaliñado; exceso de porfirinas (sustancias rojizas) en ojos y nariz; letargo o torpeza; perdida de temperatura; dientes y uñas muy largos; pérdida de peso; respiración muy pesada y agitada; ruido al respirar; heridas; bultos y verrugas; mal olor en la jaula; problemas de equilibrio; nariz u oídos con exceso de mucosidad. Es necesario observar su comportamiento y movimientos diariamente y realizar una visita anual al veterinario para la revisión del gerbo.

Entre las enfermedades más frecuentes destacan: enfermedades parasitarias, problemas de piel, fracturas por caídas inesperadas y daños oculares; problemas respiratorios como infecciones por virus o bacterias (neumonías…); insuficiencias cardíacas o problemas del corazón; alergias; tumores; colas amputadas total o parcialmente; infartos cerebrales habitualmente producen parálisis; ataques o epilepsia; parásitos externos; diarrea; problemas en el oído interno; infecciones e infartos cerebrales producen pérdida de equilibrio; fracturas de huesos; cataratas.

¿Cómo saber si un jerbo hembra está embarazada?

El jerbo llega a la madurez sexual entre los 2 y 4 meses de vida y es fértil hasta el año y medio. Sabremos si una hembra está embarazada porque si la observamos detenidamente cuando esta relajada descansando su forma se asemejará a una pera.

Asimismo, cuando el embarazo está avanzado podremos ver las crías moverse en su barriguita. Otro indicador es que Cuando se acerca el parto, la hembra está nerviosa e inquieta, preparará, modificará o trasladará el nido e incluso desde unos días antes no permitirá la entrada del jerbo macho al nido.

¿Cuánto tiempo dura el embarazo de un jerbo?

El periodo de gestación de un jerbo tiene un promedio de 23 a 25 días, no obstante, pueden presentarse algunas variaciones, por ejemplo: se extiende hasta 40 días si la madre queda preñada mientras esta lactando, ya que en este caso la implantación de los nuevos óvulos fecundados se dará hasta el destete de la camada actual y si dicha camada es muy numerosa la hembra puede durar hasta un mes para volver dar a luz mientras en este tiempo se repone.

¿Cuántas crían salen de una camada de jerbos?

Cada camada puede componerse de un mínimo de dos y un máximo de hasta 10 crías, aunque el valor promedio es de 5 o 6 crías. En caso de un parto con solo 2 crías o inclusive que solo sobreviva una, hay que tomar precauciones porque debido a la falta de estimulación de las glándulas mamarias es posible que la madre no produzca leche. En este caso hay que acudir a un veterinario para que le administre una hormona que le ayude a producir leche.

Las estadísticas dicen que suelen fallecer el 25% de la camada, sin embargo, no tiene que ser así necesariamente pero si sucede no hay que tomarse muy a pecho la muerte de una cría, es así y punto.

¿Cuándo se pueden tocar las crías de jerbos?

Cuando se va aproximando el parto, la hembra se enterrará en sus túneles o nido para dar a luz y hasta que no veamos a las crías salir por si solas, no debemos de tocar el lecho. Aproximadamente entre 10 y 11 días evitar todo tipo de contacto porque podemos alterar el olor de las crías lo que causaría que los padres los rechacen.

Las crías nacen ciegas, sordas y sin pelo, les comenzarán a salir el pelo a partir de los 6 días, a abrir los ojos entre los 15 y 20 días y serán destetadas entre los 25 a 30 días. A partir de la tercera semana empiezan a comer alimento sólido y a la cuarta estarán capacitados para llevar una vida independiente. Los cachorros pueden ser separados de la madre a partir de las cinco semanas.

Cabe aclarar que cuando una cría muere puede ocurrir que ni nos demos cuenta pues la hembra puede comérselo para recuperar nutrientes. Pero en caso de que la hembra no limpie por su cuenta, es la única excusa permitida para acercarnos al nido, en este caso es importante lavarnos muy bien las manos. Retirar la cría muerta procurando no tocar el resto de la camada aunque normalmente no estará cerca de las otras y es conveniente no usar directamente las manos para extraerlo sino hacer uso de una herramienta (cuchara o pinza).

¿Qué necesitas saber para cuidar bien a tu jerbo?

El jerbo no es una mascota que necesite de grandes cuidados ya que es muy independiente y puede cuidar de sí mismo sin problemas. No es necesario limpiarlo ni siquiera una vez a la semana ya que él mismo se encargará de mantenerse limpio, incluso si viven en camada llegarán a limpiarse los unos a los otros. Lo único que si hay que mantener limpia es la jaula cambiando la arena de la zona de las deposiciones una vez a la semana y el resto de la arena que se ponga de base al menos una vez al mes, ya que aunque el jerbo no es una mascota que huela mal, sí puede llegar a tener mal olor las deposiciones que coloque.

Ten presente que si quieres agarrarlo con la mano debes hacerlo por la parte baja del cuerpo y no desde la cola, debido a que esta es muy larga y sensible y puede reaccionar violentamente si le duele. Esta parte de su cuerpo es muy delicada considerando que una lesión en la cola tiene consecuencias irrevocables pues no se vuelve a regenerar.

En caso de que la jaula huela más fuerte de lo normal, debemos acudir a un veterinario ya que podríamos estar ante algún tipo de problema de salud.
Para saber si nuestro jerbo está sano solo hay que observarlo en su rutina diaria y hacerle un chequeo superficial para comprobar que todo está correcto. Los indicadores generales para saber si un jerbo está saludable son: su cola deberá ser tan larga como su cuerpo y debe estar repleta de pelo y sus ojos deben estar bien abiertos y brillantes. Es prudente que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Aunque estos animalitos son activos por naturaleza, nunca está de más que los ayudes a jugar y ejercitarse. En su cama excavará, algo que les encanta, pero una ayuda extra externa será de mucho provecho. Al momento de sacarlo de la jaula cuida de ubicarlo en un lugar apto donde no haya peligros para él, donde no pueda escaparse o no haya cosas que pueda roer como cables de electricidad, entre otros.

Un jerbo feliz será aquel que interactúe con su dueño a diario. La convivencia será más liviana y pacífica. En caso de que haya niños en la casa debemos tener mucho cuidado porque tienden a jugar con él y si no son cuidadosos en el trato pueden ocasionarles una lesión, por lo tanto hay que prevenirlos de esto y enseñarles la manera de tomarlos teniendo los cuidados necesarios con su cola.